mayo 20, 2024
Logo - Revista el Congreso

Tasa de inflación de la energía eléctrica aumentó según Fedesarrollo

El Centro de Investigación Económica y Social, Fedesarrollo, reveló en reciente estudio que para este año la tasa de inflación de la energía eléctrica observó un incremento por un margen del 22,5 % en enero de 2024, cifra que posteriormente disminuyó a un 19,5 % durante el mes de marzo, en medio de las circunstancias climáticas por las cuales atravesó el país.

Para Fedesarrollo esta situación ha impactado ampliamente a las familias, a ese respecto advierten “luego de un marcado aumento de la inflación de energía en 2021 y 2022, generado por la indexación de las tarifas a unos elevados índices de precios al consumidor (IPC) y al productor (IPP), la inflación anual de la electricidad llegó a un mínimo del año del 8,0 % en octubre de 2023. Por su parte, entre agosto de 2014 y marzo de 2016, fecha del último fenómeno de El Niño registrado, la inflación de la electricidad incrementó de 9,2 % a un máximo de 14,9 %”.

Implicaciones climáticas en el alza de las tarifas

El Centro de Estudios indica también que “la coyuntura actual se caracteriza por un fenómeno de El Niño en donde el nivel de los embalses se ubica en el mínimo en 24 años, y la brecha entre la demanda de energía en el sistema interconectado nacional (SIN) y los aportes hídricos, es ligeramente inferior a la observada en fenómenos climáticos pasados. A lo anterior se suman los aumentos en los precios de la energía eléctrica, que impactan de manera más severa a la población de menores ingresos. Esta situación, junto con las perspectivas del comportamiento de la oferta y demanda de energía en los próximos años, genera incertidumbre frente a la capacidad del sistema para enfrentar condiciones climáticas adversas como las que se están presentando actualmente o, incluso, para satisfacer la demanda a mediano plazo debido a su crecimiento tendencial”.

Transformación de las políticas energéticas

Entre otras consideraciones Fedesarrollo sostiene en su informe que “la política energética debe propender por una transformación gradual de la matriz energética, sin comprometer la confiabilidad y el abastecimiento de energía en el país. Esta política también debe asegurar que las tecnologías utilizadas en la generación de energía sean capaces de satisfacer la creciente demanda del país, cubrir la energía con tecnologías confiables más allá de un horizonte de pocos años y responder a los fenómenos climáticos en el mediano y largo plazo”.