septiembre 27, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close

Zona fronteriza en Norte de Santander recibe ayudas humanitarias


En la mañana de este lunes, 30 de marzo, los habitantes del sector de La Parada en el municipio de Villa del Rosario, Norte de Santander, recibieron la primera entrega de ayudas humanitarias apoyada por la Gobernación y la Alcaldía local.


En la mañana de este lunes, 30 de marzo, los habitantes del sector de La Parada en el municipio de Villa del Rosario, Norte de Santander, recibieron la primera entrega de ayudas humanitarias apoyada por la Gobernación y la Alcaldía local.

La Fuerza Pública, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la agencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), entregaron los auxilios en una jornada que contó con la participación del gobernador Silvano Serrano. 

Paquetes con elementos de aseo personal, mercado y otros productos de primera necesidad, fueron entregados en cada casa con el apoyo de la Policía y el Ejército Nacional, quienes destacaron el buen comportamiento de los residentes que celebraron la consecución de este tipo de actividades. 

 “Aquí tenemos población vulnerable a quienes la crisis del COVID-19 les obliga a quedarse en sus casas y muchas de estas personas viven del día a día. De manera que hemos trabajado con toda la cooperación internacional para que 8.000 personas reciban las condiciones mínimas de subsistencia”, expresó el secretario de Fronteras y Cooperación Internacional de la Gobernación de Norte de Santander, Víctor Bautista.

Para el alcalde de Villa del Rosario, Eugenio Rangel Manrique, estas iniciativas son fundamentales en medio del hacinamiento en el que se encuentran muchas familias de la zona por la emergencia sanitaria. “No ha sido fácil atender la situación, pero gracias al trabajo con varias entidades logramos hacer este primer ejercicio”, enfatizó.

La Parada es un barrio que se encuentra en una de los puntos más complejos de la frontera, ya que colinda con San Antonio de Táchira, Venezuela, donde gran parte del sustento de la población se basa en la informalidad, el comercio transfronterizo y el paso ilegal de bienes entre ambos países.