julio 21, 2024
Logo - Revista el Congreso

Departamento de Planeación Nacional

Minambiente inicia cruzada por la calidad del aire en el país, iniciativa pionera en América Latina

La primera visita de campo se realizó a las obras de construcción de Transmilenio en la Avenida 68. La medición se extenderá a 600 frentes de obra en Bogotá en los que se usan cerca de 100 máquinas amarillas. En su compromiso por mejorar la calidad del aire en el país, por primera vez el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, con el apoyo del programa de cooperación suiza CALAC+, medirá la contaminación del aire que ocasiona la maquinaría amarilla, utilizada en los diferentes frentes de obra en Bogotá y Medellín. “Somos conscientes del impacto que tiene la maquinaria amarilla y por eso lanzamos esta iniciativa en las principales ciudades del país. Los resultados nos llevarán a tomar medidas para mejorar la maquinaria amarilla y el combustible que usan y así prevenir afectaciones en la calidad del aire y en la salud de la gente”, puntualizó Susana Muhamad, ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible. La iniciativa busca establecer una línea base de emisiones, con la cual se podrá hacer un seguimiento y control a estas fuentes de emisión que operan al interior de las ciudades.  Se estima que el 90% de la maquinaria que opera en las ciudades, utiliza combustible diésel, conforme a los datos reportados en el inventario publicado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en 2022. Estas emisiones han sido catalogadas desde 2012 como cancerígenas por la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés). El sector de la construcción es el que más contribuye en las emisiones contaminantes, dependiendo del contaminante, esta industria aporta entre el 67% y el 75% de las emisiones de la flota. La primera medición fue realizada a 15 máquinas que operan en las obras de Transmilenio en la Avenida 68, evidenciando esmog expulsado por la maquinaria, lo que evidencia la cantidad de emisiones generadas por los vehículos. En Bogotá, las pruebas se desarrollarán en 600 frentes de obra, que cuentan con la operación de cerca de 100 máquinas. Los resultados de esta investigación permitirán recopilar datos precisos sobre las emisiones de hollín y fortalecer las futuras políticas de control de la contaminación del aire, así como, la toma de medidas inmediatas por parte de las autoridades ambientales y las empresas que tienen a cargo este tipo de maquinaria. «Con este programa esperamos poder cubrir esta gran campaña a nivel nacional para poder medir exactamente cuántas son las emisiones de esa maquinaria que utilizamos en las obras, particularmente en tractocamiones, camiones y otro tipo de máquinas que permanentemente puedan generar algún tipo de contaminación asociadas a humo que sale por los exhaustos de las maquinarias», comentó el director del Instituto de Desarrollo Urbano de Bogotá (IDU), Diego Sánchez Fonseca. Adicionalmente, permitirá implementar estrategias que protejan la salud de la población en las ciudades y promuevan acciones sostenibles, a través del seguimiento y control de las fuentes móviles de uso fuera de carretera. El Ministerio de Ambiente revelará los resultados de estos estudios en diciembre. Contaminación del aire en Colombia y el mundo En Colombia, el Departamento Nacional de Planeación (DNP) en 2018 estimó que los costos en la salud asociados a la contaminación del aire en el país ascienden a $12,2 billones de pesos, equivalentes al 1,5% del PIB del año 2015, y está relacionada con más 8.000 muertes. Este mismo estudio indicó que las partículas son el principal contaminante del aire urbano en Colombia, el cual es producido principalmente por la combustión de combustibles fósiles, sobre todo, diésel. Es importante resaltar que la Organización Mundial de la Salud estima que cada año la exposición a la contaminación atmosférica causa siete millones de muertes prematuras y provoca la pérdida de años de vida sana. Tomado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

Minambiente inicia cruzada por la calidad del aire en el país, iniciativa pionera en América Latina Read More »

DNP recibe estudio de Naturgas sobre acceso a gas natural en los hogares del país

DNP recibe estudio de Naturgas sobre acceso a gas natural en los hogares del país

El Departamento Nacional de Planeación (DNP) recibió de Naturgas el estudio “El Gas Natural como vehículo para elevar el bienestar y reducir la privación energética de los hogares en Colombia”, en el cual se destacan las cifras, los retos y las recomendaciones para ampliar el uso de este energético en los hogares del país, como forma de impulsar la calidad de vida, la transición energética y reducción de la pobreza. De acuerdo con el documento, el 66,8% de las personas usaba gas natural en 2021 como fuente de energía para cocinar, el 20,6% Gas Licuado de Petróleo (GLP), y el 10,6% leña carbón o desechos, es decir, que cerca de 5,4 millones de personas, equivalente a 1,6 millones de hogares, cocinan con combustibles altamente contaminantes. El director del Departamento Nacional de Planeación, Jorge Iván González, destacó el trabajo conjunto que viene desarrollando Planeación junto con el Gobierno, la academia y los gremios del país, al ser uno de los trabajos de la entidad coordinar y ordenar las discusiones. “Estamos escuchando siempre las preocupaciones e intereses de la gente y los empresarios”, afirmó. Sobre el tema del Gas Natural, afirmó que es otro de esos temas transversales en el Plan Nacional de Desarrollo pues en cada una de las cinco transformaciones hay temas que impactan el sector, el cual es clave para la lucha contra el hambre y la pobreza, que son propósitos centrales de este gobierno del cambio.   De hecho, otro hallazgo de este estudio es que las personas más vulnerables del país son las que más usan leña, carbón y desechos para cocinar; además, usan cerca de 2 horas al día para cocinar con este tipo de elementos, lo que constituye un riesgo para su salud, mayor contaminación ambiental e, incluso, mayores costos. Por otra parte, se encontró que el consumo per cápita de energía primaria en Colombia es medio bajo, pues para 2021, el consumo fue de 10.422 kWh, muy por debajo de los 50.000 kWh de los países desarrollados. El estudio observó una relación positiva entre la intensidad energética y el PIB per cápita, es decir, a mayor progreso económico, mayor consumo de energía. Asimismo, existe una relación inversa entre pobreza monetaria y la intensidad de energía por unidad de PIB per cápita; es decir, a mayor porcentaje de población por debajo del umbral de pobreza (US$3,65), menor consumo de energía por unidad del PIB. Cabe mencionar que el artículo 182 del Plan Nacional de Desarrollo busca establecer una tarifa de cálculo para el valor del ingreso al productor de los combustibles líquidos y biocombustibles. “El Ministerio de Hacienda y Crédito Público y el Ministerio de Minas y Energía, o la entidad delegada, establecerán la metodología de cálculo del valor del ingreso al productor de los combustibles líquidos y biocombustibles”, dice el documento. Sobre la investigación, Luz Stella Murgas, presidenta de Naturgas expresó que “este documento representa una oportunidad valiosa para avanzar en la construcción de una sociedad más equitativa, con un propósito que puede unir al gobierno, el Congreso, la industria y las comunidades, como lo es reducir los índices de pobreza y la privación energética que enfrentan los colombianos; y desde la industria del gas natural entendemos esta realidad y tenemos la capacidad de colaborar para cambiar el paradigma”. En este sentido, el estudio concluye con hallazgos relevantes y de impacto a una de las discusiones más importantes en los últimos meses sobre la reducción de los índices de pobreza; también, entrega insumos a los distintos sectores del país mientras se adelantan los debates del proyecto de Plan Nacional de Desarrollo, presentado por el Gobierno nacional. Por ejemplo, resalta que el gas natural es un energético asequible con ventajas sociales frente a sus sustitutos más cercanos y cuenta con atributos de equidad que le dan gran potencial para contribuir al cambio social y aportar a la construcción de la abanderada economía popular. Durante la presentación del documento se recalcó que es primordial sumar esfuerzos para reducir la privación energética en los hogares pobres y vulnerables, así como en las zonas de urbanización intermedia y rurales. Todo esto será posible si Colombia se fija el objetivo de elevar su consumo per cápita de energía en el marco de su estrategia de transición energética compatible con el cumplimiento de objetivos ambientales, económicos y sociales. Tomado del Departamento de Planeación Nacional (DNP).

DNP recibe estudio de Naturgas sobre acceso a gas natural en los hogares del país Read More »