noviembre 27, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close

Jardines infantiles nocturnos que permiten que las familias puedan reactivar sus estudios y trabajo

Los jardines infantiles de la ciudad de Bogotá abrieron sus puertas a los niños y niñas, después de dos años de confinamiento debido a la pandemia que ocasionó el Covid-19. En la localidad de San Cristóbal, 31 jardines iniciaron sus actividades llenas de alegría y entusiasmo al recibir a los más pequeños.


En el jardín infantil nocturno ‘Un Mundo para Soñar’, que no solo es un centro educativo convencional, sino que trabaja con la modalidad nocturna, Ana Vargas, quien es la coordinadora de esta unidad operativa nos contó cómo es el funcionamiento de este lugar y qué procesos se adelantan. “El servicio de jardines nocturnos se crean para familias que tengan actividades bien sea laborales o de superación personal. Los horarios van desde las 4:30 p.m. a 10:00 p.m., y también tenemos otro horario que va desde las 4:30 p.m. a 6:00 a.m”, dijo. 

La funcionaria destacó que, así como es un jardín diurno, en la modalidad nocturna los menores participan en experiencias pedagógicas basadas en juegos, y se les transmite aprendizajes a través de la pintura, las artes plásticas y la actividad física. 

Es necesario resaltar el profesionalismo y la entrega de las maestras que trabajan al interior de estos jardines, pues son ellas las encargadas de recibir los niños y niñas entre los cuatro meses hasta los cinco años y once meses. Ellas diariamente los reciben, les brindan un refrigerio, la cena y velan por el sueño de los menores durante toda la noche.

Retos 

Ana afirma que uno de los principales retos que enfrentan el grupo de profesionales del jardín nocturno es la cobertura. Según sus propias palabras este ha sido un trabajo muy arduo, pues el jardín no es muy conocido en San Cristóbal, por lo que es necesario realizar búsquedas activas en diferentes puntos de la localidad. 

“Nosotros vamos a los colegios nocturnos, y hablamos con las mamás que estudian ahí y les contamos sobre nuestro servicio, y que este les ayudará para que sigan con sus estudios”, resaltó Ana. 

Otro reto para las maestras de los jardines nocturnos es persuadir a los padres de familia y convencerlos que estos lugares son espacios seguros y de beneficios para sus hijos. 

“Nosotros invitamos a los padres a que conozcan nuestras instalaciones, que conozcan cada uno de los espacios que tiene el jardín, que constaten que cada niño tiene una cuna, lencería y que es un espacio confiable. Hemos tenido madres que no habían terminado su bachillerato, pero gracias a esta unidad, lo consiguieron, después hicieron su carrera en el SENA, y ahora son independientes, son estilistas, han logrado salir adelante, entonces esa gratitud es la que se queda con uno”, afirmó la coordinadora del jardín. 

La oferta de cupos jardines infantiles diurnos y nocturnos siguen abiertas para recibir a todos los menores de la ciudad, con el objetivo de brindarles espacios seguros, donde no solo podrán estimular su aprendizaje, sino que recibirán todo el afecto por parte de los profesionales.