septiembre 27, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close

La Amazonía en un solo órgano administrador

Entró en funcionamiento la RAP Amazonía, un ente articulador de los departamentos amazónicos que administrará sus similitudes en cuanto a su riqueza natural y sus grandes oportunidades de desarrollo sostenible. Pero también sus riesgos y amenazas como la deforestación, la minería legal e ilegal, los cultivos ilícitos y la pobreza de sus comunidades

El constituyente de 1991 dejó planteada de forma clara la posibilidad de que los departamentos puedan conformar regiones y, de que éstas tengan la categoría de entidad territorial, con autonomía administrativa y presupuestal. En esta ruta encontramos disposiciones de la Ley 1454 de 2011. Además, con ese mismo espíritu, se promulgó la Ley 1962 de 2019, llamada “Ley de regiones”, que saludamos complacientes. Si tenemos en cuenta que el “hecho regional” -con acierto incluida su definición en la citada Ley- es una cuestión no menor que sobrepasa la frontera departamental, pero que no alcanza a tener relevancia nacional, dentro de un Estado social y democrático de Derecho debe existir una entidad que tenga la capacidad administrativa o debe permitírsele a los departamentos su derecho de asociación para atender fenómenos de esta índole. Esto nos lleva a pensar en clave de región. La región así concebida, citando a Orlando Fals Borda, es un elemento dinámico como espacio geográfico claramente delimitado porque hay cierta homogeneidad ecológica y socio-cultural. Esta concepción facilita la comprensión, por ejemplo, de la conformación de la Región Eje-Cafetero desligándose del Pacífico. De igual modo que facilita la comprensión de la Región Amazonía y no Amazorinoquia, como en varias ocasiones la Nación quiere hacer ver ese espacio geográfico del sur del país. Para la Región que nos convoca, se presenta la homogeneidad ecológica y socio-cultural. La naturaleza nos sirve aquí una vez más como factor de cohesión. Con estas consideraciones, en la primera parte de este artículo nos centraremos en la homogeneidad en cuanto a dificultades que tienen los departamentos amazónicos, a saber: Amazonas, Caquetá, Guainía, Guaviare, Putumayo y Vaupés, afrontan y sobrepasan el ámbito de sus competencias departamentales. Enseguida, plantearemos soluciones que la RAP-Amazonía, recién creada, podría brindar a estas dificultades. Por último, diremos unas palabras a título de conclusión.

Una función natural de la RAP será la comunicación
entre los gobiernos nacional y departamental, no solo
para jalonar recursos, que es de vital importancia, sino también para concertar visiones de desarrollo.
Es importante que los resguardos indígenas sean actores activos dentro de la RAP
Es importante que los resguardos indígenas sean actores activos dentro de la RAP

La homogeneidad de dificultades de los departamentos amazónicos

Podríamos reflexionar acerca de la homogeneidad ecológica que a todas luces es evidente en este territorio de la Amazonía colombiana. Sin embargo, hemos preferido tomar la ruta que permita identificar la similitud de dificultades que se presentan en los departamentos amazónicos a la hora de administrar este territorio. Las dificultades son numerosas y las hay de tipo administrativo, económico, político, ambiental, socio-cultural y geográfico. Hay dificultades de tipo administrativo y otras que recaen en el administrador como tal. Dentro de las primeras tenemos, por ejemplo, las que implica contar con poco presupuesto o con muy poco personal para poder ejercer las competencias del departamento, asimismo la ausencia de administración local (pocos Municipios o Entidades Territoriales Indígenas), en los que el departamento pueda apoyarse o complementarse. Adicionalmente, los departamentos se ven inmersos en una deficiente oferta de servicios (algunos esenciales) que los gobiernos puedan prestar, por ejemplo: educación superior, telecomunicaciones, servicios sanitarios básicos y transporte. Las de tipo económico son el desempleo, la precaria oferta laboral para los lugareños y los altos índices de pobreza. Dentro de las dificultades de tipo geográfico, encontramos el difícil acceso a gran parte del territorio. No sólo por la geografía sino por la presencia de grupos al margen de la Ley que dificultan el ingreso. En este mismo sentido, la titulación de tierras es un desafío debido a las grandes extensiones, la Amazonía colombiana comprende 48 millones de hectáreas. De tipo ambiental tenemos dos grandes problemáticas debido a la presión sobre recursos naturales: 1. Minería legal o ilegal y 2. Deforestación, cuyas causas son múltiples. En lo socio-cultural se observan visiones de desarrollo que chocan. La visión de desarrollo del gobierno central, en varias ocasiones no es de recibo por el gobierno departamental o local y por la ciudadanía. Por ejemplo: cuando se quiere realizar actividad extractiva (de minerales o hidrocarburos) en un lugar que la población local ha manifestado que no desea ese tipo de actividad. Aquí también podemos encontrar los cultivos de uso ilícito, problemática que debe ser tratada desde muchos puntos de vista y no solo como actividad que financia grupos al margen de la Ley

Las potenciales soluciones que brinda la Rap-Amazonía

Un órgano que considera las necesidades, características y particularidades económicas, culturales, sociales, ambientales, cuyas funciones son las de la promoción del enfoque territorial, el desarrollo regional, el fortalecimiento de los entes territoriales, que pueda crearse por parte de las mismas entidades territoriales que lo conforman, es a todas luces positivo. Dentro del Objeto de la RAP Amazonía se lee: “el desarrollo económico y social del territorio, garantizando la inversión y la competitividad”, el cual debe ser leído en concordancia con la fórmula del artículo 80 de la Constitución Política que dispone el desarrollo sostenible. Por lo cual, la preservación de la Amazonía como ecosistema es un factor que debe tenerse en cuenta en la realización de este objeto. Tener un órgano pensante que pueda dedicarse a la gestión para el desarrollo, es de vital importancia para estos territorios. Fortalece los esfuerzos que han realizado los mandatarios desde lo local y los congresistas, sin ceder su autonomía, sin delegar sus funciones y sin omitir sus competencias.

 

Una buena RAP, cumpliendo las funciones asignadas va a apoyar las acciones para mejorar los indicadores de vulnerabilidad de la Región. Va a impulsar el Desarrollo integral sostenible con enfoque diferencial promoviendo la supervivencia de la identidad cultural de las comunidades étnicas. La Región ya tiene como factor de Identidad a la Sentencia 4630 de 2018 de la CSJ, que aplaudimos por declarar a la Amazonía colombiana como sujeto de derechos, pero igual potencia tienen las obligaciones puntuales que se plantean allí para todos niveles de la administración (central, departamental, municipal), que la RAP Amazonía debe entrar a apoyar desde el ámbito de sus funciones de forma prioritaria. Dicho en otras palabras, estos departamentos tienen, no solo identidad de dificultades, sino también identidad de obligaciones a cumplir en el marco de la precitada Sentencia.

La RAP Amazonia se ocupará de minimizar los riesgos y amenazas en la región, como la deforestación.
La RAP Amazonia se ocupará de minimizar los riesgos y amenazas en la región, como la deforestación.

Administración sostenible del territorio

La RAP-Amazonía, que ya entró en funcionamiento, por ahora con cuatro departamentos: Putumayo, Guainía, Guaviare y Caquetá, debe conjugar sus funciones en el modo de la administración sostenible del territorio. Así puede pensarse en un desarrollo de la economía que sea sano para la Amazonía. A su vez la RAP permitirá un desarrollo parejo de los municipios que tienen apuestas similares como el turismo. Una función natural de la RAP será la comunicación entre gobiernos departamentales y el gobierno nacional, no solo para jalonar recursos, que es de vital importancia, sino también para concertar visiones de desarrollo. La RAP también está llamada a la generación de espacios de concertación regional, tan necesarios en una democracia. Espacios que deben garantizar la participación de la comunidad en la toma de decisiones que se adopten para la Región. A nuestro modo de ver, la rendición de cuentas de la RAP a los gobernadores y de los gobernadores a las Asambleas departamentales promueve la ejecución de acciones dejando a un lado el estatismo estatal. La RAP-Amazonía, sin duda, va a articular y por qué no decirlo: liderar acciones conjuntas en el marco de líneas estratégicas para un desarrollo sostenible en la Amazonía colombiana. Aparte de la identidad ecológica, poblacional, territorial, la identidad, en cuanto a dificultades, unas propias y otras compartidas, de los departamentos de la Amazonía, es un elemento relevante para pensar y actuar en clave de región. Hay que invitar a los departamentos y a las asambleas de Amazonas y Vaupés a unirse. Sin ellos esta RAP siempre será incompleta. Las experiencias de las ya creadas RAP (Eje-cafetero, Central, Caribe y Pacífico), nos plantean retos en cuanto a la financiación y funcionamiento que debemos tener en cuenta para que el trabajo resulte más eficiente desde el principio. Vemos con buenos ojos la descentralización de las competencias pero también es necesario descentralizar los recursos.

Los resguardos indígenas, actores de primer orden

Es importante que los resguardos indígenas sean actores activos dentro de esta RAP. Gracias a las tradiciones ancestrales en los territorios indígenas la reducción del bosque tropical húmedo amazónico sólo representó el 0.06% de toda la Amazonía colombiana. La comunicación permanente con la academia es de vital importancia para el conocimiento de la Amazonía y la toma de decisiones. Para ello se debe estar en contacto con el CEO-UNIANDES, el Observatorio de la Opinión y de la información de Interés Público de la Universidad del Rosario, Boletín No. 2. 2015. Debe también establecerse un canal de comunicación con las corporaciones ambientales. Si este gobierno tiene como bandera la paz sin impunidad, es de vital importancia hacer la paz con la Amazonía y, por lo tanto, no dejar en la impunidad a quienes atentan contra ella. El desarrollo en esta región debe ser sostenible, solo así estaremos frente a una visión de desarrollo adecuada. El futuro de la humanidad ha sido escenificado en obras literarias, en películas y siempre ha sido pensado con autos voladores, edificios gigantes, así como en esa película “El quinto elemento”, uno podría decir que el color de esas imágenes es gris, pero yo creo que el futuro debe ser verde o no es.

El difícil acceso a gran parte del territorio, no sólo por la geografía sino por la presencia de grupos armados
El difícil acceso a gran parte del territorio, no sólo por la geografía sino por la presencia de grupos armados
Se liderarán acciones conjuntas para un desarrollo sostenible en la Amazonía colombiana.
Se liderarán acciones conjuntas para un desarrollo sostenible en la Amazonía colombiana.