agosto 7, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close

¿Murió el uribismo?

“Un gobierno que, pese a las difíciles circunstancias logró muchas cosas, también fue indiferente con su partido; no solo en la participación en el mismo gobierno -del que poco tuvimos que ver- sino en el abandono de ideas que eran centrales para nuestro discurso”.


Paloma Valencia Laserna

Senadora de la República

Partido Centro Democrático

Pese a no tener candidato en estas elecciones presidenciales, de no participar en las consultas y de que el presidente Uribe no encabezara la lista al Senado, a pesar del desprestigio del gobierno Duque, aquí estamos. Obtuvimos casi dos millones de votos. Tanto hablan de nosotros, tanto aseguran que hemos muerto, que nos queda claro que estamos muy vivos.

He escuchado varias veces que el uribismo murió: cuando Santos se volteó, cuando se lanzó a la reelección, cuando las encuestas mostraban al Sí ganador en el plebiscito, cuando Uribe renunció al Senado, cuando no estuvo en la lista… La verdad es que no muere ni morirá, porque el uribismo es una forma de entender al país, de quererlo.

¿Qué le pasó al uribismo? Es difícil saberlo y es, muy simple, una vez suceden las cosas, explicarlas.

Un gobierno que, pese a las difíciles circunstancias logró muchas cosas, también fue indiferente con su Partido; no solo en la participación en el mismo gobierno -del que poco tuvimos que ver- sino en el abandono de ideas que eran centrales para nuestro discurso.

Tal vez el mayor daño vino de la necesidad del gobierno de conformar una coalición. Aquello terminó juntando al CD con todos los demás partidos, que poco antes habían estado combatiéndonos. Nos dejó sin argumentos contra ellos y nos metió en el paquete de los partidos tradicionales.

La salida del Presidente Uribe del Congreso, la persecución en su contra, su ausencia en nuestra lista habría podido ser lo más grave e irreparable y, sin embargo, el Partido honró su legado y avanzó con todas esas dificultades.

Otro duro golpe. Dejaron al Centro Democrático por fuera de la consulta para elegir candidato presidencial. Aquello lesionó nuestras listas al Congreso. Quedamos por fuera, no porque consideraban -como ahora lo dicen- que somos un negativo en la ecuación política, sino todo lo contrario. Tenían la impresión de que si iba un candidato del CD, este resultaría vencedor. Argumentan algunos que el país estaba cansado del uribismo y, sin embargo, todos temían a la victoria de nuestra bases.

Nuestro candidato, Zuluaga, noble y grande como es, ante los reiterados maltratos externos e internos y la victoria de Fico en la consulta del Equipo por Colombina, declinó su candidatura y lo apoyó.

Fico siempre fue el candidato de los sectores gobiernistas dentro de nuestro Partido, aun por encima de Zuluaga y por eso le hicieron una guerra interna. Primero, para derrotar a los otros precandidatos y luego para prescindir de Zuluaga e imponer al que les gustaba, aunque no fuera del Partido. A esto hay que sumarle que las falsas denuncias de un presunto fraude dentro del mecanismo de selección del candidato fueron desgastantes e hicieron daño.

La campaña de Fico empezó bien, su base fundamental era el uribismo, pero por conveniencia -según dijeron- lo desconocieron. Mi impresión es que muchos uribistas, ante la actitud vergonzante, decidieron unirse a otras causas políticas donde encontraban mejor recibo.

En aquella campaña daba vergüenza el uribismo, pero no la maquinaria. Me recuerda mucho la derrota de Germán Vargas. La ciudadanía está cansada de la politiquería.

Y los ataques no paran, ni pararán. Somos una fuerza política de opinión, con ideas, más vivas que muchos otros partidos. No tenemos candidato, pero votaremos contra Petro, porque eso indican nuestras convicciones. No nos dejemos mover.