septiembre 27, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close
En la posesión del Director de Nacional de Inteligencia, Manuel Alberto Casanova, y del Director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Augusto Rodríguez, el Jefe de Estado trazó los derroteros y tareas que se deben ejecutar en estas entidades para garantizar la Seguridad Humana.

La Inteligencia del Estado debe ser para resguardar la soberanía y perseguir la corrupción: Presidente Petro

En la posesión del Director de Nacional de Inteligencia, Manuel Alberto Casanova, y del Director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Augusto Rodríguez, el Jefe de Estado trazó los derroteros y tareas que se deben ejecutar en estas entidades para garantizar la Seguridad Humana.


“A la oposición debe garantizársele el máximo de seguridad posible e, indudablemente, los líderes sociales dispersos en la geografía nacional en lugares recónditos, difíciles, tienen que tener una presencia protectora del Estado”, aseguró.

“La inteligencia de Estado es para resguardar la soberanía, resguardarlo de los peligros que puedan tener los derechos, las libertades de la ciudadanía. Y hoy su principal objetivo, y quiero decirlo públicamente, el objetivo de la inteligencia, de la comunidad de Inteligencia del Estado, es la de perseguir la corrupción”.

Con estas palabras, el Presidente Gustavo Petro trazó los principales derroteros de la Inteligencia del Estado, en el acto de posesión del Director de Nacional de Inteligencia, Manuel Alberto Casanova, y del Director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Augusto Rodríguez.

En su intervención, el Jefe de Estado reiteró: “La Dirección Nacional de Inteligencia, que heredamos, que a mí me parece que es la misma vaina que el DAS, este es un invento, que hay que examinar”, debido a que consideró: “Se dirigieron fue a perseguir la oposición política, la prensa libre, la justicia”.

Al reiterar su lucha contra la corrupción, el Presidente Petro les dijo a todos los funcionarios y funcionarias que ‘la Inteligencia el Estado tendrá como prioridad la persecución de la corrupción y el respeto, por tanto, de la ​oposición, de la prensa libre, de la justicia, de la ciudadanía en sus derechos en general”.

Los retos de la UNP

Al referirse a la Unidad Nacional de Protección, el Mandatario anotó: “Tiene la enorme tarea de protegerse a sí misma, ya sabemos lo que ha pasado”, y dijo que debe “proteger a la ciudadanía, los líderes sociales, a los líderes políticos amenazados”.

Manifestó que hay que hacer una depuración, porque “todos los recursos son limitados” y, en este sentido, dijo: “Quien no necesite seguridad no debe tenerla”.

Reiteró: “A la oposición debe garantizársele el máximo de seguridad posible e, indudablemente, los líderes sociales dispersos en la geografía nacional en lugares recónditos, difíciles, pues tienen que tener una presencia protectora del Estado”. 

Reconoció que son tareas nada fáciles, porque “quizás la mayor desactivación no tiene que estar necesariamente ni en los vehículos, ni el blindaje, ni en las escoltas. Yo aprendí que cuando a uno le apunta un revólver, el problema está en que no aprieten el gatillo”. 

“Y, muchas veces, quienes aprietan el gatillo pueden paralizarse por la política, por la acción política, por la acción social. Y, en esto, un proceso de paz sería el mayor asegurador de los líderes sociales en Colombia, si lo podemos desencadenar, está por verse, porque es el gran congelador de los dedos en los gatillos que les impediría disparar”, concluyó. 

Tomado de la Presidencia de la República