junio 14, 2024
Logo - Revista el Congreso

LA ESPERANZA DE CAMBIO RENACE PARA EL CHOCÓ

Nubia Carolina Córdoba Curi, gobernadora del Chocó, es abogada y especialista en Derecho Medioambiental de la Universidad Externado de Colombia. Es máster en Planificación territorial de la Universidad de Barcelona y actual aspirante a doctorado en Política y Gobierno de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina. Se ha desempeñado como docente e investigadora. Ha trabajado para los ministerios de Ambiente y de Cultura y ha estado vinculada a la Unidad Nacional para las Víctimas. Ganó las elecciones regionales del 2023 con el apoyo del Partido Liberal, obteniendo 100,096 votos, lo que le permitió convertirse en la primera mujer gobernadora en la historia del departamento. Tiene varias publicaciones, entre libros y entrevistas científicas y domina varios idiomas.

El plan de desarrollo “Chocó en ruta hacia el progreso” establece como punto de partida el reto de superar las necesidades históricas a las que ha sido sometida la población del departamento. Para avanzar en esa dirección, la gobernadora Nubia Carolina Córdoba, decidió  impulsar el desarrollo económico de esa importante zona del Pacífico colombiano a partir de la riqueza productiva y cultural de la región.

A pesar de que el departamento del Chocó es uno de los territorios más biodiversos del mundo, no solo por la flora y fauna que alberga la región, sino por su riqueza hídrica y hermosas playas, ha padecido el rigor del conflicto armado que ha vivido por décadas el país, al igual que el olvido estatal, llevándolo a un atraso en su desarrollo económico y social. Con la llegada en enero pasado de Nubia Carolina Córdoba a la Gobernación, la esperanza de cambio para los chocoanos, volvió a renacer.

Aunque la mandataria se fijó como reto cambiar la vida de sus habitantes, reconoce que el departamento tiene muchas dificultades que por su volumen, no puede afrontar sola su administración. “Requeriremos la mayor coordinación y concertación entre el orden nacional y el orden territorial para poder lograr los objetivos que el pueblo espera”, asegura la funcionaria, quien considera que hay que empezar por visibilizar una realidad y es que en la mayoría de municipios del Chocó hoy el conflicto es la cotidianidad.

Admite que la presencia de los grupos al margen de la ley representa en este momento el reto más grande para las comunidades, en especial las rurales, que son las más afectadas por la permanente confrontación en la región, situación que ha impedido que se genere progreso y alternativas económicas para fomentar la agricultura y el comercio a nivel local y departamental. En ese sentido, espera que los esfuerzos que realiza el Gobierno del Presidente Gustavo Petro para alcanzar la paz total, vengan de la mano de oportunidades, progreso y formalización, en este caso para la gente del Chocó.

“Lo he dicho varias veces y lo vuelvo a repetir, con hambre no habrá paz” en el departamento.

El plan de desarrollo 2024 – 2027 se construyó junto a las comunidades.

La hoja de ruta del Chocó

La carta de navegación para estos cuatro años de la gobernadora Nubia Carolina Córdoba, estará sustentada en seis pilares: Infraestructura para el desarrollo, bienestar social, economía sostenible, medio ambiente, derechos humanos y transformación institucional. Desde luego, teniendo como eje la protección de la vida en todas sus dimensiones para garantizar un modelo de progreso que asegure el ejercicio de la libertad, el desarrollo del ser, así como el cuidado de la población y el territorio.

Y es que para la mandataria es prioritario resolver las necesidades que hoy padecen los habitantes del Chocó, situación atribuida en gran parte a la falta de presencia del Estado en la región. De acuerdo con el DANE, el Chocó es el segundo departamento con más pobreza monetaria después de La Guajira, pues el 63,4 % de su población vive en la precariedad y el 33% en la pobreza extrema. A ello se suma la crisis humanitaria derivada del conflicto que alberga la región, por cuenta de la disputa que mantienen los grupos al margen de la ley por el control de corredores estratégicos de esa importante zona del Pacífico colombiano.

La educación, una prioridad

El reclutamiento de menores ha sido una de las grandes preocupaciones de la comunidad chocoana, por lo que el tema ocupa los primeros lugares de la agenda de la Gobernación. Debido a la precariedad educativa los jóvenes están dejando los colegios, convirtiéndose en el primer objetivo de los grupos ilegales que operan en el Chocó. La Procuraduría General de la Nación ha alertado, incluso, sobre el impacto del conflicto armado en la calidad de la enseñanza en el departamento. Según cifras de la Secretaría Departamental de Educación, 6,019 estudiantes abandonaron sus estudios en 2022, siendo el temor a ser reclutados por las organizaciones al margen de la ley, así como el desplazamiento forzado, las principales causas de la deserción escolar.

Por eso, la educación es una de las principales apuestas de la mandataria para superar las barreras estructurales que por tantos años han sufrido los chocoanos. Y es que según cifras contempladas en el plan de desarrollo 2024 -2027, el 20,50 % de la población se encuentra por fuera del sistema educativo. Esta es una tarea que no da espera y que la gobernadora ha asumido con entereza desde el inicio de su administración, pese a los obstáculos generados por las brechas sociales, la situación de orden público y las características geográficas, entre otros factores.

La mandataria considera que se debe potenciar la educación para superar las barreras estructurales.

Mejoramiento de la infraestructura

Mejorar la infraestructura vial es otro de los propósitos de la mandataria para enfrentar los retos ambientales que se tienen, como las fuertes lluvias en la región que han provocado deslizamientos de tierra con un saldo elevado de víctimas mortales. Es el caso del derrumbe presentado en enero pasado en la vía Quibdó-Medellín que acabó con la vida de más de 35 personas, hecho que dejó en evidencia los años de atraso en la pavimentación de esta importante carretera, una de las más largas del país, y la desigualdad estructural que históricamente ha padecido el territorio.

Por lo anterior, la gobernadora hizo un llamado al Gobierno nacional para que ponga en marcha sus políticas de Paz Total, en consonancia con los puntos establecidos en el plan de desarrollo departamental, incluidas mejores condiciones de vida de la población a través de una alta inversión social, que contemple la construcción y rehabilitación de la red vial tanto primaria como terciaria.

Búsqueda de la paz

En primer lugar, la mandataria ha señalado que los periodos de cese al fuego no son suficientes para garantizar el bienestar de la población, pues se requiere del desarrollo de estrategias que permitan contrarrestar la pobreza, el hambre, la desigualdad y la falta de oportunidades. En segundo lugar, considera necesario las negociaciones de paz con todos los grupos alzados en armas que operan en el territorio, no sin antes reforzar el pie de fuerza, solicitud que ha sido atendida con el envío de más uniformados a la zona.

“Hemos hablado de un cese de hostilidades, de un cese de acciones antihumanitarias, que incluyan el desminado, la suspensión de las amenazas que impiden la movilización, la realización de actividades ordinarias de la comunidad, como por ejemplo, poder ir al cultivo, poder ir con los niños a la escuela, acudir a la atención médica, que es todo lo que se afecta cuando hay una condición como el paro armado que tiene toda actividad en la zona y sobre todo en el San Juan”, dijo la gobernadora.

La mandataria va más allá al afirmar que se debe vincular un poco más a la comunidad en el proceso que está avanzando. “No se puede plantear ninguna solución desde arriba, como siempre lo hacemos en este país. Se da una orden desde arriba y miramos a ver si funciona. No, porque lo que termina pasando es que nunca desciende a la base para poder generar la transformación. Tenemos que vincular desde ya a las comunidades y líderes sociales. Si no lo hacemos así y si no fortalecemos con herramientas a quienes están directamente viviendo en el territorio, no veo que la transformación vaya a ser de base”.

 

Desde las bases se generan los cambios para el territorio.

Comunidades energéticas

El pasado 17 de mayo el Gobierno nacional en cabeza del presidente Gustavo Petro, los ministerios de Energía y Educación y la gobernadora, presentaron el primer proyecto de comunidades energéticas en Bojayá, Chocó. Esta iniciativa tiene como propósito abastecer de energía solar a 23 colegios del departamento. Con la instalación de paneles solares con capacidad de generar 18 mil kilovatios por hora se beneficiarán más de 1400 estudiantes, quienes contarán con un mejor acceso a internet para realizar sus tareas y la posibilidad de potenciar sus procesos pedagógicos a partir de las tecnologías de la información.

“La calidad de vida es traer soluciones energéticas, es hacer que las escuelas y todo el territorio sean un entorno seguro; es necesario que abordemos la Paz Total desde la inversión social”, concluyó la mandataria departamental.