abril 23, 2024
Logo - Revista el Congreso

Falleció Guillermo Dávila el “Mago” a sus 90 años


El “Mago”, como se le conocía en el mundo de la radio, la televisión y la prensa escrita al experimentado periodista Guillermo Dávila Peñalosa, falleció este miércoles a la edad de los 90 años en la ciudad de Bogotá, por complicaciones en su salud. En 1951 editó el periódico “Comprimido” junto con el Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, con quien trabajó también en el Universal de Cartagena y fue su guía y amigo.


Dávila fue fundador de la Asociación Colombiana de Magos y era el último linotipista del país. En uno de sus tantos escritos, García Márquez destacó la proeza de Guillermo de trabajar en la Costa, donde algunos líderes regionales se resistían en esa época a admitir “cachacos” en el gremio. “Tal vez lo logró por arte de su arte, pues además de su buen oficio y simpatía personal era un prestidigitador de maravillas”, aseguró entonces.

Su pasión por la tipografía la heredó de su padre. A los 11 años, cuando la situación económica familiar no era la mejor, decidió viajar a Cartagena, a donde su papá se había ido a trabajar en el oficio que tanto le gustaba.  Allí entró al seminario con la idea de ser cura, pero pronto descubrió que eso no era lo que quería para su vida. Fue entonces cuando decidió aprender a manejar el linotipo, el cual con el paso del tiempo maniobró a la perfección hasta cuando la tecnología llegó para desplazarlo.

A lo largo de su vida como linotipista y periodista dejó huella en varios medios de comunicación del país como El Universal, El Espectador, la revista El Congreso, Todelar y la revista digital El Jugador, entre otros, donde siempre será recordado por su enorme sonrisa y vocación de servicio a los demás. A su destreza para escribir, sobre todo de caballos, se sumó su afición por la magia, actividad de la que consiguió el mote de ‘el Mago’, pero también por las predicciones, a las que acudió con éxito cuando fue comentarista en el Hipódromo de Techo, en Bogotá. “Con la magia aprendes a no complicarte la vida”, decía Dávila a la prensa. A sus 90 años, el “Mago”, emprendió este miércoles un viaje a la eternidad, con la satisfacción de haber disfrutado la vida a plenitud y de dejar muchas historias y recuerdos para contar a las futuras generaciones.

Para el medio, en el que cultivó grandes amigos con los que compartió laboralmente y en el seno de su familia, la ida de Guillermo es una pérdida irreparable. Su legado no es solo profesional, sino como ser humano, ya que siempre transmitió sus grandes virtudes a los demás, entre ellas la lealtad, solidaridad, responsabilidad y honestidad. 

"El Mago" en una de las celebraciones de cumpleaños cuando fue el jefe de Redacción de la Revista el Congreso
Como jefe de Redacción de la Revista El Congreso, Guillermo El Mago Dávila se caracterizó siempre por guiar con amor a su equipo de trabajo, el cual lo recuerda hoy y siempre con gran aprecio y admiración.