agosto 7, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close

En defensa de las víctimas, continúa el debate frente a delitos sexuales

La Corte Constitucional es el referente mu00e1ximo frente a la guarda e integridad de nuestra Carta Polu00edtica y, por supuesto, sus fallos son indiscutiblemente orientadores en la protecciu00f3n de derechos fundamentales. Sin embargo, fue sorpresivo el u00faltimo pronunciamiento respecto a la constitucionalidad del Proyecto de Ley Estatutaria de la Administraciu00f3n de Justicia en la Jurisdicciu00f3n Especial para la Paz, que, aunque sin duda alguna fue proferido en aras de proteger el interu00e9s mu00e1ximo de la paz, generu00f3 muchos interrogantes que deben ser resueltos por el bien de las vu00edctimas del conflicto interno armado.

Por supuesto, el mayor interrogante para las mujeres, niu00f1os, niu00f1as y adolescentes vu00edctimas de la violencia es considerar los delitos sexuales como conexos frente al juzgamiento en la Jurisdicciu00f3n Especial para la Paz, dejando sin eficacia la decisiu00f3n del Congreso de la Repu00fablica en cuanto a la inexistencia de dicha conexidad, pues para quienes representamos a nuestros conciudadanos, es legu00edtimo velar en cualquier contexto por la protecciu00f3n mu00e1xima a quienes se encuentran en condiciu00f3n de vulnerabilidad o indefensiu00f3n.

Esta corporaciu00f3n investida de toda competencia y legitimidad, en los debates del proyecto de ley estatutaria en menciu00f3n, se pronunciu00f3 vehementeu00a0u00a0respecto a que lasu00a0u00a0conductas que resultaban mu00e1s reprobables al interior de la sociedad, como lo son los delitos sexualesu00a0contra niu00f1os, niu00f1as o adolescentes seru00edan investigadas y sancionadas conforme lo estipula la Ley 599 de 2000 o la que haga sus veces, u201cy no procederu00e1n ninguna clase de beneficios o subrogados penales, judiciales y/o administrativos, incluyendo los que se consagran en la presente leyu201d. (Artu00edculo 146 PL Estatutaria nu00famero 08 de 2017 Senado – 016 de 2017 Cu00e1mara).

La senadora se ha caracterizado por la defensa de las vu00edctimas del conflicto.

Insistimos que el pronunciamiento de la Honorable Corte, fundamentado en un argumento estrictamente procedimental, deju00f3 sin piso el reclamo de miles de vu00edctimas que ademu00e1s de la verdad y la reparaciu00f3n exigen una justicia que sancione rigurosamente este tipo de delitos que atentan contra la vida y la integridad de los futuros ciudadanos de nuestro pau00eds.

En mi calidad de Vocera del Partido Conservador Colombiano, en el Senado de la Repu00fablica deju00e9 constancia sobre esta decisiu00f3n en el entendido de que debe primaru00a0el derecho fundamental de los niu00f1os, niu00f1as y adolescentes, a vivir una vida libre de violencias.u00a0Por lo tanto, debe prevalecer su protecciu00f3n y no es aceptable una doble victimizaciu00f3n. La primera, por cuenta de sus agresores, y la segunda, por parte del Estado que desatiende el mandato del bloque de constitucionalidad, pues, asu00ed las cosas, las vu00edctimas quedaru00e1n burladas pese a que la jurisdicciu00f3n ordinaria conserva competencia respecto de tales delitos cuando no cumplan los estrictos requisitos de conexidad con el conflicto armado que prevu00e9 el Acto Legislativo 01 de 2017.

Invocamos la permanencia del artu00edculo 146 del proyecto de ley, tal y como fue aprobado en el Congreso de la Repu00fablica, con el u00fanico animo de reparar a las vu00edctimas, pues no es concebible diferenciar, rebajar y tolerar actos tan atroces como los cometidos contra los cuerpos de los niu00f1os, niu00f1as y adolescentes que fueron usados como trofeos de guerra.

La discusiu00f3n amerita una seria reflexiu00f3n y, en ese sentido, el Partido Conservador Colombiano radicu00f3 un proyecto de Acto Legislativo con el fin de desligar de los delitos polu00edticos, todos los delitos contra la libertad, integridad y formaciu00f3n sexual. Es decir, que los mismos sean sancionados por la justicia ordinaria y que no sean objeto de indultos o amnistu00edas.

El debate lo seguiremos proponiendo, y las vu00edctimas estaru00e1n en el centro de la discusiu00f3n con sus voces y su participaciu00f3n activa en la configuraciu00f3n de los procedimientos que satisfagan sus derechos a una verdadera reparaciu00f3n.