agosto 12, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close
En las piscinas de la Universidad Popular del Cesar se viven las competencias de la natación y se respira un aire romántico que proviene de la selección chilena: Martina Röper y Vicente Villanueva, ambos de 15 años. Una pareja que comparte el sueño bolivariano.

El amor en los tiempos de Bolivarianos

En las piscinas de la Universidad Popular del Cesar se viven las competencias de la natación y se respira un aire romántico que proviene de la selección chilena: Martina Röper y Vicente Villanueva, ambos de 15 años. Una pareja que comparte el sueño bolivariano.


Se conocieron en el colegio y, aunque cada uno practicaba la natación de forma independiente y por su cuenta, las corrientes se unieron en un mismo destino: Valledupar 2022.

Están iniciando su carrera deportiva y su relación, que comenzó oficialmente hace un mes y justo después su talento los trajo a Valledupar a competir, a conocer, y a bailar vallenatos románticos para celebrar sus triunfos.

Estudiaron juntos en el mismo colegio. La natación se convirtió en el destino que unió sus caminos y una caja de pizza, con la frase: quieres ser mi novio. La iniciativa creativa con la que comenzó la relación. “Ni el uno ni el otro tenían vida para nada distinto de pensar en el otro, para soñar con el otro, para esperar las cartas con tanta ansiedad como las contestaban”, como lo escribió Gabriel García Márquez, en su libro Amor en tiempos del cólera.

Para Villanueva, es más fácil llevar una relación entre deportistas. “Nos entendemos, compartimos la misma prioridad y la falta de tiempo no nos afecta tanto”, destaca.

Durante la competencia, se recibieron con abrazos, se ayudaron a secar y se preparaban juntos para las pruebas siguientes. Son más que una pareja, son un equipo. “Yo me siento muy orgullosa cada vez que lo veo competir y aún más cuando gana”, recalcó Martina Röper.

Sin embargo, no todo es color de rosa, pues las exigencias de la concentración y la competencia añaden algunas dificultades para la relación. De hecho, la nadadora aseguró: “a veces, cuando a uno le va mal o, por ejemplo, pierde, quisiera estar sola, y en una concentración como esta no es posible porque aprovechamos cada momento que tenemos para estar juntos”.

La clave para los dos es siempre ver lo bueno que trae la relación tanto para su rendimiento, como para su espíritu, y es que para ellos ese sentimiento de adrenalina es similar al de salir a competencia: el gran desafío del amor.

Durante las jornadas, Martina Röper compitió en las pruebas de 100 y 200 metros espalda, y Vicente en los 200 metros combinado, 200 y 100 metros pecho. Al igual que los Juegos Bolivarianos, las competencias de natación finalizan a este martes 5 de julio y en la Universidad Popular se entregarán las últimas medallas.

Cortesía de Mindeporte.