junio 28, 2022
Logo - Revista el Congreso
Revista el Congreso Siglo XXI

Colombia se debate entre la pandemia y la pobreza

“Cuando usted apoya a una mujer, apoya a toda una familia, son ellas el centro de todos estos propósitos porque son ellas las mejores administradoras, las mejores maestras, las mejores enfermeras, las más arriesgadas y las que nunca abandonarán el barco ni en el peor de los momentos”.


 

La difícil situación que afronta nuestro país de las más fuertes en la última década: una pandemia y el aumento de la pobreza donde las mujeres han sido las más afectadas y son ellas quienes han tenido que asumir mayores responsabilidades con menos opciones y un sinnúmero de dificultades.

La llegada inesperada del covid-19 que obligó al confinamiento de la ciudadanía incrementó la violencia intrafamiliar las mujeres y los niños han venido siendo víctimas de agresión física, sicológica, verbal y el aumento desbordado de los feminicidios no han sido la excepción. De igual manera, esta crisis de salud pública obligó a la gente a trabajar desde sus casas, los colegios debieron cerrar sus aulas y entonces llegó el teletrabajo y la educación virtual conjugada en un mismo sitio de encuentro, los hogares; haciendo imposible la convivencia.

Y la situación se ve agravada por la pérdida de empleo de muchos colombianos (as) donde de manera desafortunada las mujeres vuelven a ser las más afectadas se agudiza la brecha laboral por género como lo demuestra el DANE que reportó en enero de 2021 una tasa de desempleo en las mujeres del 22.7% mientras que la de los hombres es del 13.4% y esto tiene una obvia razón y es que los sectores que sufren las consecuencias de tener que encerrar a la gente producto de la pandemia son entre otros el sector hotelero, gastronómico, educativo, salud, doméstico los salones de belleza, los spa y el comercio en general que mueve la economía en nuestro país y es el mayor empleador de nuestras mujeres; es decir, un panorama bastante oscuro y desalentador para los colombianos pero especialmente para nuestras mujeres que vemos un gran retroceso en los avances que hasta la fecha habíamos alcanzado en ir eliminando estas grandes brechas entre hombres y mujeres que agudizan una crisis social en el país.

¿Pero qué hacer es lo que hoy nos estamos preguntando para darle salidas reales e inmediatas a tan dura situación? ¿Cómo reactivar la economía en un marco de romper las desigualdades y de generar un mayor impacto?

Y desde mi humilde opinión, lo primero que debemos abordar de manera agresiva es hacer un gran esfuerzo por acelerar la vacunación de toda nuestra población como un propósito nacional donde confluya el sector público y el sector privado haciendo uso de todas las herramientas económicas, científicas que estén a nuestro alcance debemos alcanzar la inmunidad ya, esto permite que sectores de la economía que hoy trabajan a media marcha puedan iniciar sus labores al 100% y por otro lado tomar las medidas pertinentes para apoyar a la pequeña y mediana empresa a los emprendedores (as) que ayuden a recuperar el ingreso de los colombianos (as) para que en poco tiempo podamos avanzar y tener otros resultados más positivos y para ello necesitamos del concurso de todos (as) del gobierno, del sector privado, financiero, industrial, comercial caminando del mismo lado para salir de este doloroso momento.

Y concluyo haciendo la siguiente reflexión: cuando usted apoya a una mujer, apoya a toda una familia, son ellas el centro de todos estos propósitos porque son ellas las mejores administradoras, las mejores maestras, las mejores enfermeras, las más arriesgadas y las que nunca abandonarán el barco ni en el peor de los momentos.