agosto 9, 2022
Logo - Revista el Congreso
Menu Close
Será de recordar entonces, que aquel 28A marco un precedente en la historia de nuestro país, la gente del común se hizo escuchar, se unió, resistió y avanzó. Un día inolvidable, sin duda.

28 de abril, un día inolvidable, sin duda

Será de recordar entonces, que aquel 28A marco un precedente en la historia de nuestro país, la gente del común se hizo escuchar, se unió, resistió y avanzó. Un día inolvidable, sin duda.


Luis Alberto Albán Urbano

Representante a la Cámara

Partido Comunes

Tras un año de pandemia, la grave situación de cientos de personas representado en una tasa de desempleo por encima del 16% y el descontento generalizado por las políticas del gobierno que rebosó con la presentación de  una reforma tributaria, el 28 de abril de 2021, colombianos y colombianas se tomaron las calles del país exigiendo retirar el proyecto, pero la respuesta del gobierno ante este llamado fue actuar con violencia reprimiendo la protesta social.

Fue este el día del inicio de un estallido social, producto de otro hecho histórico, la firma de la Paz, que permitió en medio de múltiples circunstancias la expresión de la gente del común, ellas, ellos, nosotros, nosotras nos hicimos escuchar.

Tras cuatro días de manifestaciones el gobierno anunció el retiro de la Reforma Tributaria, en esa caída fue arrastrado el Ministro de los bonos de agua y otro intento de reforma a la salud que ya cursaba en comisiones de la Cámara, sin embargo, ya no era suficiente, la respuesta del gobierno ante las manifestaciones del 28 de abril había dejado 35 víctimas de violencia policial principalmente en Bogotá, Cali y Medellín, en su mayoría, jóvenes que fueron agredidos por el ESMAD con armas no convencionales, también víctimas de detenciones arbitrarias y allanamientos en contra de manifestantes.

El 28 de abril, el pueblo colombiano levantó su voz, fue un poco más de un mes de movilizaciones, plantones, actividades culturales, barriales en donde las comunidades se organizaron y resistieron ante la oleada de violencia por parte de la fuerza pública.

De estas jornadas, quedó en la memoria de todas y todos, los nombres de jóvenes como Dylan Cruz, asesinado por la policía en Bogotá, Lucas Villa en Pereira y Miguel Ángel Pinto en Cali y más de 80 víctimas mortales en el país, además de la violencia judicial, sexual, física, personas desaparecidas y toda clase de abuso en contra de los derechos humanos.

Será de recordar entonces, que aquel 28A marco un precedente en la historia de nuestro país, la gente del común se hizo escuchar, se unió, resistió y avanzó. Un día inolvidable, sin duda.