Lo último

Las FARC cumplirán cronograma de entrega de…

Martes, 21 Febrero 2017

Las FARC comenzarán a entregar las armas en una semana, en cumplimiento a los acuerdos que firmaron el año pasado en Bogotá el gobierno.

Asume gobierno manejo de recursos de La…

Martes, 21 Febrero 2017

El Gobierno Nacional decidió asumir temporalmente el manejo de recursos de salud, educación y agua potable de La Guajira, para dar un manejo transparente.

Las FARC cumplirán cronograma de entrega de…

Martes, 21 Febrero 2017

Las FARC comenzarán a entregar las armas en una semana, en cumplimiento a los acuerdos que firmaron el año pasado en Bogotá el gobierno.

Reversan medida de sobretasa a la gasolina…

Martes, 21 Febrero 2017

El gobierno anunció este martes la presentación de un proyecto de ley ante el Congreso de la República que aclare la definición de la.

Radio Net 1

 

Miércoles, 17 Agosto 2016 00:00

Néstor Humberto Martínez Nuevo orden en la Fiscalía.

Valoración
(0 votes)

Alvaro Erazo

Álvaro Erazo Paz
Director

 

“Nada amarga tanto la vida del hombre, como no gozar de la felicidad completa”.-Erasmo de Rotterdam”

¡La locura! Un suceso hace renacer en el hombre colombiano la certeza de que se avecina la anhelada paz, pero en ese instante otro suceso le quita la felicidad con el anuncio de un secuestro, de la muerte por hambre de un niño en La Guajira o la masacre de soldados servidores de la patria. Y nadie sabía dónde estaba la Fiscalía.


Y no faltan revolucionarios, a sueldo de poderosos gremios, que amparados en paros entorpecen las cosas que tienden a marchar bien en el país. Y nadie sabía dónde estaba la Fiscalía y la Justicia.


Es mayor la locura al sumarle los infames atentados de otros países. Hambre en el vecindario. Guerras incomprensibles para quienes solo tienen como horizonte montañas sembradas de coca a falta del pan que la guerrilla les quita de la boca.


Pero en ese sucederse un hecho tras otro, llegó la buena nueva. El cambio para una sociedad que reconoció estar corrompida, viciada y en la que, quienes luchan por la Justicia, afortunadamente, no desmayaron y demostraron que sí hay hombres y mujeres de bien, capaces de representarla.
Así, como un hecho importante para la historia del país, se recibió el nombramiento de Néstor Humberto Martínez Neira como Fiscal General de la Nación. Los voceros de la ciudadanía entendieron que “es una Fiscalía para la gente, con la gente y por la gente” y están convencidos de que esta es la Fiscalía que se requería dentro de la institucionalidad para enfrentar y decidir en los nada fáciles tiempos que se avecinan del posconflicto.
Las voces inconformes del pasado se han mostrado seguras, tranquilas y confían en su gestión. Y mucha más confianza les merece porque cuando era ministro dijo: “el ex presidente Álvaro Uribe es un patriota”.


La inteligencia, la capacidad de trabajo, la astucia, el permanente estudiar y haber estado al lado del poder, hacen del nuevo Fiscal un funcionario de excepción que tiene en su mente y en sus manos cada uno de los puntos álgidos que deben solucionarse rápidamente en la Nación, con miras a dejarle un mejor país a las nuevas generaciones.


“Trabajaré con todos los alcaldes y gobernadores para crear unidades de atención de acceso inmediato para el ciudadano, y que permitan que los actos urgentes de intervención de la Fiscalía se cumplan efectivamente, que los actos de conciliación en aquellos casos en que procede se haga por parte del fiscal de conocimiento, y nos vamos a volcar a un proceso de modernización de la Fiscalía, desde la perspectiva gerencial que va a llevar a que a través de los sistemas de computación se pueda afectar fácilmente al ciudadano. La posibilidad de la denuncia a través de aplicativos como los que utilizamos los colombianos debe ser también de acceso a las instituciones públicas”, le ha dicho a los comunicadores.


Con certeza, se puede asegurar que Néstor Humberto Martínez Neira era el enviado que se esperaba en la Fiscalía para orientar la defensa de la Constitución, perseguir los delitos cometidos contra la administración de justicia y delitos cometidos con motivo de la administración de justicia que sobreabundaron en el país.


También, estamos seguros, en esta Revista El CONGRESO, que lo podremos poner como ejemplo para las nuevas generaciones de juristas que egresan de las universidades del mundo esperanzados en encontrar gobiernos donde no haya necesidad de recurrir a las trapisondas, a los prevaricadores, testigos falsos y transgresores de las leyes, haciendo política para ocupar curules a costa del dolor ajeno y solo en beneficio personal.